El regreso de la Challenge Cup a Tenerife reaviva recuerdos inolvidables

Janine Sandell

La isla volverá este miércoles a acoger una competición europea

 

Este miércoles, a las 20:00 horas exactamente, se escribirá un nuevo capítulo en la historia del voleibol tinerfeño. Tras varios años de espera, el nombre de Tenerife volverá a sonar a nivel internacional y Taco vibrará como nunca antes para acoger una competición europea que, tanto jugadoras como afición, llevan esperando durante meses con ansias e ilusión. 

Fue en la temporada 2009/10, la última vez que la Challenge Cup se disputó en tierras tinerfeñas gracias al histórico CV Tenerife. Ahora, y a pesar de su corta trayectoria, el Fígaro Peluqueros ha conseguido traer de nuevo esta competición al municipio lagunero que tanto ha disfrutado con los éxitos del voleibol. Si alguien sabe bien lo que esto supone y los miles de recuerdos que conlleva, ese es Luis Beltri, primer entrenador tinerfeño que consiguió llevar a un equipo canario a la Final Four.

Beltri, actualmente integrante del CV Fígaro Peluqueros como Coordinador Técnico de Promoción Deportiva, conoce a la perfección la exigencia de este tipo de las competiciones. “Fui delegado federativo europeo durante una etapa y me encargaba de que todo fuera como debía durante los partidos europeos. En este caso, me toca recibir a un amigo, Juan Alonso, que vendrá como integrante de la federación para controlar que todo salga correctamente. Volveré a revivir esos nervios y tensión previa al partido. Te exigen muchas cosas y no será fácil, las grandes competiciones tienen estructuras también complejas”. No obstante, el entrenador cree que el “esfuerzo valdrá la pena” y añade que “después de tantos años, que regrese una competición europea de voleibol a la Isla es un orgullo y un reto. Esperamos que todo salga bien a nivel organizativo y estemos a la altura de lo que un torneo como este requiere, aunque lo verdaderamente importante el miércoles será lo deportivo.”.

El técnico veterano confía en las capacidades de un luchador Fígaro Peluqueros, aunque su gran experiencia le hace advertir del peligro de este tipo de encuentros. “Hay que preparar el partido muy bien, salir fuerte desde el principio y luchar hasta el último punto. Al ser doble partido las diferencias pueden ser mínimas y un punto puede decantar la balanza. Recuerdo un año con el CV Tenerife, jugamos contra un equipo francés, en casa vencimos 3-1 y allá perdimos por idéntico resultado. Finalmente, caímos eliminados por tan sólo dos puntos de diferencia, así que hablo con conocimiento de causa. Hay que luchar cada punto como si fuera el último y pelearlos a muerte”, confiesa.

Evitando comparaciones con el laureado equipo de Quico Cabrera, y sabedor de que cada equipo debe labrarse su propia historia, Beltri confiesa que “hace tres años cuando el Haris ascendió a Superliga, nadie creía que esto podría pasar tan pronto. Confiábamos en que tendría un equipo para mantenerse en la categoría, pero lograr un subcampeonato el curso pasado, ganar la Supercopa y participar en la Challenge Cup este año, era impensable. Pero todo es inimaginable hasta que ocurre. Llegar al nivel del Marichal es una utopía, pero los sueños a veces se cumplen, sobre todo si hay trabajo detrás como es el caso”.

De lo que no cabe duda, es que los amantes del voleibol están volviendo a engancharse a este deporte que antaño dio tantas alegrías. Prueba de ello, es el gran ambiente que se espera reine el miércoles en el Pablos Abril. “Sé de una treintena de personas que vendrán desde el Puerto de la Cruz y tengo referencias de que estará bastante lleno. Creo que será un gran espectáculo y seguro que la gente responderá. Volver a ver un gran voleibol de nivel es posible, y ojalá en unos años tengamos que cambiar de recinto porque el Pablos Abril se queda pequeño”, expresa Beltri.