La afición, el número siete en la pista del CV Fígaro Peluqueros

Janine Sandell

El 2015 ha sido un año muy especial e inolvidable para el CV Fígaro Peluqueros. En este último año, el equipo tinerfeño ha conseguido atesorar en su currículum una Copa Princesa, un ascenso a la Superliga Femenina y una clasificación directa para las semifinales de la Copa de SM La Reina. ¿El secreto? Todos los miembros del club blanquiazul coinciden en que hay una clave para tantos éxitos: la afición.

Con tan sólo cuatro años y medio de existencia a sus espaldas, el CV Fígaro Peluqueros ya ha encontrado en las gradas el incondicional apoyo de numerosos seguidores. La afición blanquiazul, pieza fundamental tanto para las jugadoras como para el cuerpo técnico, se ha convertido en el empuje y aliento del equipo, especialmente en los momentos de mayor flaqueza.

Javier Ceballos, un enamorado del conjunto tinerfeño desde sus inicios, confiesa que “apoyar a un equipo en los buenos momentos es fácil, nosotros en cambio queremos estar ahí cuando las cosas no salgan del todo bien y ayudarlas a seguir hacia adelante. Para los aficionados del voleibol, lo que estamos viviendo ahora con este equipo es todo un sueño”. Javier Ceballos tiene claro que intentará acompañar a su equipo en su próximo reto en el torneo del KO, aunque la afición siempre intenta estar presente en los desplazamientos del equipo. “Nos gusta ir a recibirlas en el aeropuerto, sobre todo, después de un largo viaje. Es bonito porque no se lo esperan y es una manera de devolverles todo lo que luchan en cada partido, algo que nosotros valoramos muchísimo”, señala.

Para el presidente y entrenador del conjunto tinerfeño, David Martín, el cariño que cada día reciben es indescriptible y reconoce que “tanto a las chicas como a mí, se nos ponen los pelos de punta cuando oímos a nuestra afición animar desde las gradas. Para nosotros, tener una familia tanto fuera como dentro de la pista, es el mayor de los premios y es la recompensa para cada esfuerzo que hacemos”.